sábado, 5 de febrero de 2011

Te vi en Tv

La oficina del director Alejandro Galindo se encontraba llena de humo de tabaco. La razón: uno de los productores asociados de Alameda Films se había dignado a visitarlo para tratar el asunto de la nueva película con Adalberto Martínez Resortes. Don Alejandro ya estaba un poco hasta la madre de hacerle la carrera a un comediante mediocre cuya única gracia era moverse como renacuajo en el set.
-Tiene razón. -comentó un joven visionario al que Langarica, el ejecutivo de marras, presentó como su asistente.- Creo que es el momento de renovar la pantalla nacional con nuevos comediantes. Sangre fresca.
-De ninguna manera -reviró don Alejandro. Nada de nuevos comediantes. Prefiero seguir trabajando con ese subnormal a lidiar con esa runfla de imitadores de Tin Tan que nunca van a llegar a ningún lado. Deberían mirarse en el espejo de su ídolo.
-No sé a quién se referirá, don Alejandro, pero fíjese que en los Estados Unidos...
-Claro, ya me va a venir usted a restregar en la cara a los gringos. Yo trabajé en Hollywood antes de que usted naciera, jovencito, conozco muy bien cómo se las gastan esos yanquis para imponernos su cultura a punta de carcajadas. Pero yo no voy a renunciar a mis convicciones. Seguiré filmando para el pueblo, y sobre todo contra la idea del cine que nos quieren vender los Estados Unidos. No he trabajado toda mi vida por la construcción de un cine que se identifique con el ser nacional para cambiarlo de la noche a la mañana por...
-Don Alejandro, con todo respeto, permítame disentir. No estoy hablando de comedias frívolas, sino del giro que ha dado la carrera, por ejemplo, de un cineasta como Billy Wilder, que es más o menos de la edad de usted y que en este momento está viviendo un esplendor...
-¿Qué quiere decir? ¿Que mis películas no valen nada? Yo hago cine mexicano, señorito. No me interesa lo que haga Billy Wilder...
-Pero está renovando la comedia cinematográfica estadounidense...
-¡Qué renovando ni que renovando! La comedia es la misma desde Moliere...
-No, don Alejandro, ¿es que usted no ha visto La comezón del séptimo año? La película donde a Marilyn Monroe se le levanta el vesti...
-No me venga aquí a presumir sus viajecitos a Los Angeles. Si usted cree que por haber visto la nueva película de Wilder ya está a la vanguardia del cine mundial, está muy equivocado. Wilder es un cineasta de moda. Punto.
-Pero si es de su generación...
-Langarica, ¿quién es este muchachito igualado? ¡No lo quiero volver a ver aquí!
-Perdóneme que lo contradiga, don Alejandro, pero creo que el muchacho tiene razón. De hecho, queremos que Evangelina Elizondo aparezca como la Marilyn Monroe mexicana en esta nueva película.
-Nada de eso, yo no voy a faltarle al respeto a una mujer exhibiéndola en mi película como un objeto sexual. ¡Lo que usted sugiere es una inmoralidad! ¡Salgan de mi oficina inmediatamente! Ahora mismo hablaré con Alfredo para preguntarle qué clase de película está queriendo hacer.
Te vi en Tv es una película mexicana de finales de los años cincuenta. Gira en torno a la vida de un utilero de Telesistema Mexicano que un buen día se enamora de la nueva artista exclusiva de una marca de cigarros. Se trata de una comedia de enredos. Una noche, mientras los técnicos hacen pruebas en un estudio, Resortes es enviado a limpiar el cochinero que había dejado el programa anterior. Coincidentemente, la cámara graba al intrépido bailarín mientras se contorsiona como sólo él sabía hacerlo. Extrañamente, las imagenes salen al aire y no sólo eso; más extrañamente aún, el público lo termina adorando y además de emitir felicitaciones para el extraordinario danzante, exigen que vuelva a aparecer en la pantalla. Los productores se quiebran la cabeza tratando de descifrar quién es el bailarín misterioso, mientras Resortes finge ser ante Evangelina quien finalmente será en el futuro, una estrella de la televisión nacional.
La cinta critica severamente el mercantilismo del nuevo medio, además del pochismo de esa nueva especie de la fauna social que eran por entonces los tv makers.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada